El duelo infantil: Cómo reacciona el niño ante la muerte

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© MalagónEstamos muy acostumbrados a ver distintas reacciones en los adultos cuando les comunicamos una muerte: desde una gran afectación, con muchísimas muestras externas de dolor, hasta periodos de incredulidad, emociones contenidas e incluso carcajadas nerviosas irreprimibles.

Así es como reaccionamos los adultos. Pero, ¿qué reacciones cabe esperar en los niños y adolescentes? En el artículo de hoy intentaremos esbozar algunas pinceladas que sirvan para delimitar, en la medida de lo posible, las posibles reacciones de los niños a la hora de explicarles un tema tan delicado.

Inexpresión

A veces, cuando comunicamos una muerte a un niño, no hay expresión emocional, es decir, el niño no parece sentirse afligido por la muerte, esto se debe a varias cosas:

• Ha entendido la muerte, le ha impactado y no reacciona.

• No ha entendido la muerte.

• Está pendiente de otras cosas, algo común de la etapa de egocentrismo infantil, y prefiere no atender a esa información en ese momento. Es una reacción normal. Atienden a sus rutinas porque aún no quieren hacerse cargo de esa información, hay que dejarles que sigan con sus juegos y, en otro momento, volveremos a acercarnos para explicarles la muerte de nuevo.

Expresión emocional similar a la nuestra

Nuestra reacción ante la noticia de una muerte, o ante el duelo, es un modelo de conducta que, a menudo, el niño usará como referencia para elaborar sus propias emociones.

Enfado ante la muerte

Esta reacción es muy normal, a menudo es la forma que tienen los niños de expresar la pérdida y lo que les supone, sus rutinas son alteradas y aparecen las rabietas, las pataletas, protestas, etc. No hay que darle mayor importancia, sino tratarles con dulzura, explicándoles que a veces la tristeza nos hace reaccionar así, que estar enfadados no nos ayuda, pero que les entendemos.

Regresiones

Este tipo de reacción es normal, sobre todo en los pequeños. Es frecuente que pasen temporadas en las que vuelvan a tener problemas con el control de esfínteres, se muestren mimosos o incluso quieran dormir con los adultos o con la luz encendida.

Tenemos que saber que son reacciones temporales, que pasan, hay que reconducirles a la situación anterior desde el cariño y la comprensión. Estas regresiones incluyen miedos que antes no tenían, o que ya habían superado.

Comunicar una muerte a los adolescentes

Las reacciones de los adolescentes son más parecidas a las de los adultos, pero tienden a expresarse mejor con sus iguales, así que es habitual ver adolescentes inhibidos o con conductas muy adultas o responsables. Como son tan concretos en sus comportamientos, dedicaremos un artículo aparte a este tema, donde analizaremos las claves sobre los adolescentes de manera más detallada.

Conductas de búsqueda

Igual que los adultos esperamos y buscamos a la persona querida en algunos lugares o momentos, es habitual ver este tipo de conductas algo modificadas en los niños: lloran para que la persona fallecida venga a consolarles, o se niegan a comer, intentando de este modo que sea el fallecido quien les ayude. A medida que crecen, estas conductas se parecen cada vez más a las del adulto (esperan en la puerta, miran el reloj a la hora a la que el fallecido volvía a casa, etc.).

Son conductas propias del duelo, en sí mismas no son preocupantes, pero pueden llegar a resultar molestas si interrumpen actividades cotidianas de los niños más pequeños. Lo habitual es decirles que entendemos su tristeza, pero que la persona fallecida no va a volver, que por eso intentaremos hacer las cosas juntos a partir de ese momento, no es fácil, pero que lo vamos a conseguir juntos.

Para saber más

Hay muchas más reacciones que se pueden dar, así que, si tenéis alguna duda sobre alguna conducta en concreto, no dudéis en consultarnos y estaremos encantados de responder.

Para saber más sobre la atención del duelo en menores, podéis acudir a nuestro servicio gratuito de Psicoterapia de duelo infantil, solicitar que impartamos una charla gratuita para padres y profesores  en vuestro centro educativo (a través de este proyecto)  o descargar gratis  nuestro manual práctico “Hablemos de Duelo”, que ofrece pautas para ayudar a los adultos a hablar de la muerte con los niños y da claves sobre cómo viven el duelo los menores según su edad.

También incluye un apartado sobre cómo atender el duelo en el colegio y cómo ayudar a afrontar el duelo a las personas con discapacidad intelectual. La guía está disponible gratuitamente para su descarga en nuestra página web:

www.fundacionmlc.org.

Los comentarios están bloqueados.