¿Qué busca un paciente en duelo en el médico?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

En la sociedad actual, la institucionalización de la muerte y del duelo ha traído consigo complicaciones para los dolientes. Frente a la forma de vivir el duelo en el pasado -más natural, con ritos en los que participaba el vecindario, el entorno y la sociedad entera-, se ha impuesto un modo más solitario o más individualista de vivir este proceso.

Estos factores han contribuido a que los límites del duelo se hagan más difusos, lo que conduce a que los pacientes busquen en el profesional sanitario la “norma” que diferencia lo normal de lo patológico. El duelo queda así despojado de los ritos “oficiales” que le dan sentido y marcan un inicio y un final. De ahí surge la necesidad de institucionalizar el tratamiento del duelo.

El profesional sanitario ante el duelo

Diversos estudios muestran cómo, tras la muerte de un ser querido, se produce una hiperfrecuenciación de los dolientes en las consultas de Atención Primaria. Esto puede deberse a varios factores:

1. El proceso de duelo implica un estrés enorme para el organismo, lo que provoca un desgaste físico que, en ocasiones, lleva a desarrollar diversos síntomas que añaden inquietud y sufrimiento a los dolientes.

2. A veces, los procesos médicos que atravesaba el doliente antes del fallecimiento del ser querido pueden quedar abandonados durante el período de enfermedad previo a la pérdida. El fallecimiento del ser querido genera conciencia real de la muerte física y es entonces cuando aparece el miedo y la necesidad de cuidarse y revisarse.

3. La dificultad del entorno para contener el dolor del doliente y para dar respuesta a las incógnitas que generan la muerte y el duelo hacen que el doliente considere al profesional socio-sanitario como único interlocutor válido.

¿Qué busca realmente el doliente en el médico?

– Chequear su estado físico tras el duelo por el familiar perdido.

– Una revisión de las medicaciones y procesos médicos que han quedado interrumpidos con la enfermedad o muerte de su ser querido.

–  Consejo y orientación en relación a si su duelo está siendo o no un proceso sano.

Asesoramiento relativo a cuestiones prácticas, como la medicación en caso de ansiedad, o recibir pautas que le ayuden a sentirse mejor.

– Consuelo. El doliente busca palabras de ánimo, a otra persona que le sirva de testigo y que le acompañe en su dolor.

– Algo distinto de lo que ya le da su entorno. Si lo que necesita -comprensión, cariño y orientación-, lo encuentra en su círculo más cercano, es probable que no tenga tanta necesidad de acudir al médico. Busca algo diferente a lo que le dan sus seres cercanos, con la esperanza de encontrarse mejor.

– Esperanza. El doliente confía en que el profesional sepa manejar y reducir el malestar y el dolor del duelo.

Guía de duelo adulto para profesionales sanitarios

En definitiva, y más allá de una lista cerrada de lo que demanda una persona en duelo de su médico, lo que busca el doliente es respuesta a los interrogantes a los que tiene que enfrentarse tras la pérdida. Busca una guía en un proceso que, en general, es confuso y no tiene unos límites bien definidos entre lo que es normal y lo que no lo es.

Estas demandas del doliente exigirán del médico una mayor formación en duelo y un entrenamiento específico en habilidades de escucha, porque lo que en definitiva busca un ser humano en duelo es a otro ser humano que lo conforte.

Para saber más sobre el acompañamiento a pacientes en duelo, os recomendamos la lectura de nuestra Guía de Duelo Adulto para Profesionales Socio-Sanitarios, que ofrece a los trabajadores del ámbito de la salud (médicos, enfermeros, psicólogos) pautas para detectar y atender el duelo complicado en Atención Primaria. La guía está disponible gratuitamente para su descarga en nuestra página web:

www.fundacionmlc.org

Los comentarios están bloqueados.