¿Puede el duelo distanciarme de mi pareja?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© MalagónÚltimamente recibimos muchas preguntas relacionadas con los efectos del duelo en las relaciones de pareja. A menudo nos consultan personas que han empezado a sufrir desamor a partir de la muerte de un ser querido de su compañero sentimental.

En general, nos describen cómo esa pérdida les cambia la vida y su pareja, que antes les quería, ahora parece rechazarles.

Problemas de pareja tras una pérdida

La situación más habitual que nos encontramos es la de mujeres que perciben cómo sus parejas marcan distancia con ellas a partir de la enfermedad y posterior muerte de alguien cercano. Nos cuentan los intentos que han hecho y las estrategias que han puesto en marcha para acercarse a su compañero, que se alejaba en dirección contraria a la misma velocidad que ellas se aproximaban. Buscan que les ayudemos a encontrar una fórmula que permita recorrer esa distancia que les separa de ellos.

A veces nos cuentan que en respuesta a sus mensajes sólo hay silencio y, ante sus llamadas, una petición de espacio. En definitiva, son personas que quieren a sus parejas y que tratan de ayudarles a superar la pérdida, que quieren estar muy presentes en cada una de las etapas del proceso de duelo, que sufren ante los cambios y que piden ayuda.

Acompañar en el duelo a nuestro cónyuge

Es evidente que no existe una fórmula o receta infalible para todos los casos, dado que cada experiencia es única, pero sí es cierto que existen ciertos aspectos que hay que tener en cuenta en una situación como ésta, aunque sea de forma general.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que durante el proceso de duelo las necesidades cambian, tanto las físicas como las emocionales, y lo hace de forma diferente en cada persona y en cada momento del proceso. Esto quiere decir que habrá personas que necesiten sentirse acompañadas y otras que necesiten pasar tiempo a solas, y las dos cosas estarán bien; o que algunas personas necesitarán pasar más tiempo con la familia y otras preferirán salir de casa y cambiar de aires.

Respetar las necesidades del doliente

Al final todo depende de las necesidades que tenga cada uno, pero es imprescindible prestar atención a las necesidades del doliente. Porque, si vamos en contra de esas necesidades, el duelo puede enquistarse o complicarse. A menudo lo que sucede es que las necesidades de los dolientes no suelen coincidir con las necesidades del entorno que no ha sufrido la pérdida. En este contexto, la distancia entre unas necesidades y otras es lo que de entrada puede generar una “crisis” en la relación.

Por otro lado, el duelo supone una revisión de las prioridades y de los intereses vitales que puede desembocar en un cambio en la relación de pareja. Y en ese sentido no todas las parejas están preparadas para “soportar” esos cambios. Muchas de las parejas que viven estas situaciones “idealizan” la relación que tenían antes de la pérdida, cuando en realidad el duelo sólo pone de manifiesto o subraya una situación que ya existía y que ahora simplemente se hace más evidente.

Cuando el duelo conduce a la ruptura

Lo que parece muy obvio es que no dará buenos resultados presionar al doliente para que sea acompañado cuando no quiere, o para que comparta su experiencia cuando no lo desea. El proceso de duelo no admite presiones. Lo único que funciona siempre es el respeto a las necesidades de cada uno y la comprensión de las vivencias, sin tratar de acelerar el proceso o de cambiarlo en función de nuestras propias necesidades.

Otro tema bien distinto es si el “esperante” -el compañero/a de la persona en duelo- desea o no seguir en esa relación, bien porque las exigencias no le parezcan soportables o bien porque esa crisis haya puesto de manifiesto una situación que no quiere mantener. Tan legítima es una postura como la otra. Esa decisión le corresponde tomarla a cada uno. A fin de cuentas, como dice Paulo Coelho, “en el poder decidir, reside la fuerza del hombre”.

Estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dudes en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org

Los comentarios están bloqueados.