Preguntas sin respuesta (I): ¿Cuánto dura el duelo?

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

El ser humano necesita responder a preguntas para obtener certezas. Hemos avanzado mucho desde el “¿Quiénes somos?”, “¿A dónde vamos?” y el “¿De dónde venimos?” y cada vez necesitamos respuestas más complejas. De hecho, a la par que encontramos esas respuestas, surgen nuevos interrogantes.

Esto no cambia cuando nos enfrentamos a un duelo. En esta situación, nos preguntamos cuánto debe durar éste, o qué síntoma es normal y cuál es un signo de duelo patológico o complicado.

Dicen que lo que no se puede medir no se puede cambiar. Por eso, en su afán por desarrollar el método científico, el ser humano ha buscado herramientas que le permitan medir o acotar resultados: en la Medicina se usan radiografías o análisis para cuantificar el nivel de una enfermedad y, en el ámbito de la Psicología, factores como el nivel de inteligencia.

Baremamos, medimos. El ser humano se maneja mejor con conceptos que podamos contabilizar: “Estoy enfermo, pero, ¿cuánto?”. Necesitamos responder a preguntas como: “¿Cuánto dolor es normal?”, “¿Cuánto tiempo dura esto?”, “¿Cómo voy a rehacer mi vida?”.

Herramientas para medir el duelo

No resulta sencillo responder a estas preguntas, ni tampoco existe una única respuesta correcta. No existen radiografías para los estados emocionales. Sin embargo, existe una herramienta: el Inventario Texas Revisado (ITRD) que está adaptado a la población española.

Se trata de un inventario auto-administrado que se aplica a mayores de 14 años cuyo ser querido ha fallecido en un período no inferior a 3 meses ni superior a 3 años. No es válido en personas que tengan alguna enfermedad mental grave, sean alcohólicos o consuman drogas por vía parenteral.

Cómo medir la intensidad del duelo

El ITRD consta de 21 ítems con cinco categorías de respuesta (Desde “Nada de acuerdo” a “Completamente de acuerdo”). No tiene punto de corte, es decir, cuanta mayor puntuación se obtenga, es indicativo de una mayor intensidad del duelo.

Se divide en dos partes: una primera relativa al comportamiento del sujeto en el pasado -lo que tendría que ver con el duelo inmediato o reciente-, que consta de ocho ítems. La segunda parte, relativa al duelo agudo,  hace referencia al momento presente y consta de 13 ítems.

El Inventario Texas Revisado responde a la pregunta “¿Cuánto dolor tengo?”, si bien determina el nivel de dolor basándose en criterios estadísticos. Esto quiere decir que, si se obtiene la puntuación máxima de 115, ese dato revelaría un nivel de intensidad de duelo muy alto, mientras que una puntuación de 55 revelaría un nivel de duelo medio, que es el que suele padecer el común de la población entre los 3 meses y los 3 años posteriores a la pérdida del ser querido.

Por lo tanto, esta es sólo una respuesta a medias, en nuestro blog trataremos de ir dando respuestas más completas a ésta y otras cuestiones sobre el duelo. Sin embargo, en caso de duda lo más recomendable es consultar a un profesional.

¿Cuánto dura el duelo?

Resulta complicado precisar exactamente cuánto duele un duelo, las ciencias humanas no son ciencias exactas. Tratar de cuantificarlo sería tan presuntuoso como intentar dar respuesta a la pregunta de cuánto queremos a alguien.

Todo intento de aproximación será desestimado, toda vez que no existe un único duelo igual a otro, lo que de algún modo implica que no existe una medida exacta al dolor de cada uno, sino tan sólo una definición imprecisa, con lagunas y medidas generales, pero que no contempla ni atiende las peculiaridades de cada caso.

Decía un experto psicólogo que los duelos hay que llorarlos hasta la última gota. En las terapias de duelo se suele utilizar esta metáfora: comparar el proceso de duelo con una copa llena de dolor que hay que ir drenando para que la pena vaya desapareciendo, hasta que se vacíe. Sólo así se elabora un duelo sano.

6 comentarios para “Preguntas sin respuesta (I): ¿Cuánto dura el duelo?”

    • FMLC

      Muchas gracias, nuestra intención es servir de ayuda tanto a los dolientes como a su entorno para facilitarles un duelo sano.

      Reply
    • Paloma

      Hace algo más de un mes que ha fallecido mi esposo, fue de repente, un infarto fulminante al rato de acostarnos. Estuvo el día anterior con molestias en la boca del estomago y despues de pasar todo y por mi doctora me enteré que fue un “aviso” del infarto, y que duele así cuando el infarto se produce en la parte baja del corazón. Mi esposo no hizo caso porque el dolor no era fuerte y porque además no le gustaba ir a los médicos. Nos acostamos, se durmió y yo me quedé leyendo. Al rato se despetó y me dijo que apenas le molestaba ya, según terminó la frase, se convulsionó, dió un leve grito, se echó la mano al corazón y perdió el conocimiento. Mi hijo se quedó con él mientras yo llamaba a urgencias, tardaron media terrible hora en venir, intentaron reanimarle durante media hora y dictaminaron su fallecimiento. Mi vida se fue con él, lo era todo para mi, (los dos teniamos 60 años recien cumplidos), muchas ilusiones, muchos proyectos, ahora que las cosas nos iban mejor. Estabamos totalmente unidos, ibamos juntos a todos los sitios, nos adorabamos y yo no puedo vivir sin él. Nadie, ni mi hijo el mayor (30 años), solo el pequeño (25 años) que murío su padre en sus brazos entienden y “consienten” tantisimo dolor. Yo comprendo que mis seres queridos quieren que salga de este infierno, pero no comprenden que no puedo, que no puedo vivir sin él, que NO QUIERO VIVIR SIN EL. Que no lo voy a poder superar, que le necesito para vivir, que la vida ya no tiene ningun sentido para mi. Por eso estoy aqui, para buscar ayuda. No es porque esté fallecido, es que es verdad que era UNA BELLISIMA PERSONA, MEJOR PADRE, Y MEJOR ESPOSO.

      Reply
      • FMLC

        Estimada Paloma:

        Como tal vez haya visto, nuestra entidad dispone de un servicio gratuito de psicoterapia de duelo en donde ayudamos a muchas personas que atraviesan su misma situación. Si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros por teléfono y le daremos más información.

        Reply
  1. yamileth plaza mañozca

    Mi esposo fallecio hace 15 dias. Me duele el alma pero no puedo llorar, es como si mis lagrimas se hubiesen acabado. Lo extraño, la soledad es una situación muy dura

    Reply
    • FMLC

      Estimada Yamileth:

      El duelo es un proceso natural del ser humano y cada persona necesita un tiempo diferente para superarlo. Es muy normal sentir un dolor muy intenso tras la pérdida de un ser querido, sobre todo cuando el fallecimiento ha sido tan reciente. No dude en consultarnos si tiene cualquier duda.

      Un cordial saludo,

      FMLC

      Reply

Responder