Factores determinantes en el proceso de duelo (II)

Pilar Pastor, psicóloga de FMLC

 

FMLCAnteriormente hemos hablado de los factores determinantes que influyen en la evolución del duelo, centrándonos en aquellos cuya presencia puede suponer un riesgo para la complicación del proceso.

Los factores determinantes del proceso de duelo son todos aquellos que intervienen en la evolución, las circunstancias que rodean la muerte y el proceso que se desencadena posteriormente. Desde la literatura científica, se considera que a la hora de determinar cómo va a evolucionar proceso son influyentes los siguientes factores: características personales del doliente, características relacionadas con el fallecido y características de la enfermedad o de la muerte que ha tenido lugar.

En este artículo vamos a poner el foco en los factores cuya presencia supone un factor de protección, es decir: aquellos elementos que pueden amortiguar los efectos de la complicación del proceso de duelo. Los detallamos a continuación.

Características personales del doliente

En esta categoría incluimos factores como:

– La madurez emocional: Es la forma en que el doliente procesa sus emociones, si las sabe reconocer y expresar, si las acepta y acoge, etc.

– La salud física y mental: El duelo se suma a lo que somos, si el doliente se encuentra aquejado de una enfermedad física, o padece algún problema emocional, el proceso de duelo se va a sumar a todo eso, haciendo que el camino sea más complejo.

– El auto-cuidado: Esto se refiere a cómo el doliente pone en marcha su capacidad para cuidarse física y emocionalmente. El hecho de que sepa reconocer lo que le hace sentir bien y lo que le ayuda en esos momentos va a resultarle muy beneficioso)

– La resiliencia: Se define como la capacidad para reelaborar una situación traumática o dolorosa, transformándola en una oportunidad de crecimiento personal y de aprendizaje vital.

– La espiritualidad: La religión, la fe, las creencias, etc., pueden actuar como bastón de ayuda en el proceso de resignificación y en la aceptación de la muerte.

Características relacionadas con el fallecido

En este ámbito podemos distinguir los siguientes factores personales que influyen en la elaboración del duelo:

– La vejez del fallecido: En general, procesamos con mayor facilidad la muerte de las personas de más edad que la muerte de los más jóvenes,

– Apego seguro con el fallecido: Si la relación con el fallecido ha sido clara, sin ambivalencias ni ambigüedades, esto va a facilitar que la adaptación a la vida sin él y la reelaboración de la relación sea menos compleja.

– Que el fallecido no sea padre/madre/esposa/hijo: Cuanto más íntimo haya sido el vínculo y la relación, más evidente será la ausencia y, por tanto, el proceso será más intenso.

– Participación en el cuidado del paciente: Los procesos de enfermedad largos implican momentos muy dolorosos, pero también proporcionan al doliente la tranquilidad de haber estado con su ser querido, acompañándolo y cuidándolo. La sensación de serenidad con uno mismo resulta aliviador.

Características de la enfermedad o la muerte

El hecho de que haya un control de los síntomas de la enfermedad y poder compartir este proceso con el enfermo ayuda a la familia a vivir tanto la enfermedad como la muerte sin añadir aún más dolor o más angustia al sufrimiento percibido.

Aspectos relacionales

La percepción de apoyo familiar y social, la comunicación con familiares y amigos y la posibilidad o capacidad de expresar la pena facilitarán a la persona afectada la elaboración de las emociones del duelo.

Por el contrario, si no se expresa, el dolor del duelo permanece intacto dentro del doliente a la espera de ser atendido.

Otros aspectos que pueden influir en la evolución del duelo

Tener experiencias de duelos previos resueltos y no tener antecedentes psicopatológicos constituye una fuente de recursos para afrontar el proceso.

La presencia de estos elementos no constituye garantía suficiente de que el duelo no vaya a complicarse. Cada proceso, cada vivencia es única y está llena de matices y excepciones. Pero conocer los factores protectores puede servir de guía tanto al doliente, como al profesional que acompaña este proceso.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda gratuita, no dude en consultar nuestra página web:www. fundacionmlc.org

Los comentarios están bloqueados.