Explicaciones erróneas que damos a a los niños cuando alguien fallece (II)

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

© Malagón

En un artículo anterior hablábamos de cómo la sobreprotección de los niños frente a las emociones dolorosas por parte de los adultos genera cada vez menos tolerancia a la frustración en los menores, incapaces de hacer frente a situaciones dolorosas o problemáticas a lo largo de su vida.

Hoy seguimos abordando más tipologías de explicaciones erróneas sobre la muerte que, al ser planteadas a los niños, pueden dificultar su duelo en lugar de ayudarles.

Explicaciones sobre la muerte que alejan a los niños de la realidad

  • “Aunque no puedas verle, él te ve siempre”.
  • -“Siempre te va a acompañar hagas lo que hagas”.
  • -“Te quiere mucho y siempre estará cerca de ti”.
  • -“Puedes hablar con él siempre que lo necesites”.
  • -“Es lo mejor, porque ha dejado de sufrir”.

Existen muchos tipos de explicaciones que van en esta línea y que mantienen al niño en la esperanza de un posible reencuentro, o al menos de contacto, con el ser querido que ha muerto.

A la vez, estas explicaciones suelen causar muchísimo miedo a los menores, ya que a menudo no entienden que esta forma de hablar es un modo de apelar al recuerdo del ser querido, lo que suele generarles enfado porque el fallecido no los ve, o bien miedo por la situación.

También puede ocurrir que estas explicaciones contribuyan a dejar de lado a terceras personas que sí están presentes en la vida del niño, para otorgar un lugar principal al fallecido y secundario a aquellos que en realidad sí están y cuidan del menor.

Explicaciones religiosas y duelo infantil

Hay muchos tipos de explicaciones religiosas. Normalmente ayudan a consolar al adulto, pero exigen al niño tener desarrollado un pensamiento abstracto que le permita entender que “El Paraíso” no es un lugar físico, sino que es una forma de aludir al modo en que nos gusta recordar a las personas.

Algunas de las explicaciones de este estilo pueden ser:

  • -“Está en un lugar mejor”.
  • -“Dios corta las rosas en el mejor momento”.
  • “Dios ha querido llevárselo”.
  • -“Era tan bueno que tiene que estar en el cielo con Dios”.
  • -“Es un ángel que está en el cielo y desde ahí nos cuida”.

Estas explicaciones pueden utilizarse cuando el niño ya ha desarrollado el pensamiento abstracto, no antes, ya que el pensamiento concreto hace que el menor entienda las cosas de manera literal, lo que puede desembocar en enfados y problemas.

Es conveniente hacer entender al niño que estas explicaciones son el modo en que nos gusta recordar a las personas fallecidas o que en nuestro recuerdo nos las imaginamos en ese lugar que llamamos Cielo, Paraíso o “una vida mejor”, y que es un recuerdo de lo que a ellos les gustaba.

Explicar la muerte a los niños

En general no existe la explicación perfecta: hay explicaciones de muchos tipos y cada adulto lo hace como puede. Aun así, es conveniente que tengamos en cuenta los sentimientos que pueden provocar en el niño las explicaciones más institucionalizadas o culturales que suelen dejar de lado las dimensiones de la muerte y los cuatro conceptos clave que debe saber el niño.

Para saber más sobre la atención del duelo en menores, podéis acudir a nuestro servicio gratuito de Psicoterapia de duelo infantil, solicitar que impartamos una charla gratuita para padres y profesores  en vuestro centro educativo (a través de este proyecto)  o descargar gratis  nuestro manual práctico “Hablemos de Duelo”, que ofrece pautas para ayudar a los adultos a hablar de la muerte con los niños y da claves sobre cómo viven el duelo los menores según su edad.

También incluye un apartado sobre cómo atender el duelo en el colegio y cómo ayudar a afrontar el duelo a las personas con discapacidad intelectual. La guía está disponible gratuitamente para su descarga en nuestra página web:

www.fundacionmlc.org

 

Los comentarios están bloqueados.