Duelo y fe

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

FMLCDenostada por unos y ensalzada por otros, la fe, como no puede ser de otra manera, aparece rodeada de un halo de misterio. Muchas personas se plantean qué papel juega la fe en la resolución del duelo. Por esta razón, en este artículo analizaremos algunos de los interrogantes que la fe nos plantea en el contexto del proceso de duelo.

Antes de continuar, es necesario dejar claro que la fe nos plantea preguntas a las que no podemos dar respuesta. Al fin y al cabo en eso se basa la fe, en creer sin evidencias, sino no sería fe, sería ciencia.

La fe como apoyo frente al dolor

La fe puede ser un refugio para quienes han perdido un ser querido, teniendo en cuenta que una de las promesas que nos hace la religión católica (la más extendida en nuestro país) es que nos reencontraremos con nuestros seres queridos cuando muramos y que la persona fallecida está en un lugar mejor.

Para muchas personas, la fe es un apoyo muy importante. En nuestra experiencia como psicólogos, hemos comprobado que la fe es un bastión que permite aligerar el dolor a las personas creyentes. Hay quienes, ante una pérdida, se aferran a la fe como una tabla de salvación, y esto les aporta sosiego y serenidad.  Sin embargo, también hay personas que no son creyentes y este factor no les resulta imprescindible para superar el duelo.

Como todo, si interpretamos la fe de un modo rígido, se puede complicar la aceptación de la muerte, porque hay mensajes que pueden parecer contradictorios, aunque en realidad no lo son.

Conciliar la fe con la realidad

Para comprender esta afirmación, es necesario analizarla con detalle: cuando la Iglesia Católica dice que las personas no morimos, no está negando la realidad de una evidencia física, que es que el cuerpo deja de funcionar. Está diciendo que el hombre no es sólo cuerpo, sino que está formado por un cuerpo y su espíritu, y es al espíritu -o al alma- a lo que se refiere cuando dice que no ha muerto.

La fe no está reñida con la ciencia, son las interpretaciones que hacemos de la fe las que a veces sí lo están. Cuando la Iglesia Católica dice que el alma va al Cielo -o a la casa del Padre- no se refiere al cielo físico, ni tampoco a una casa con ladrillos, pero necesitamos imágenes que puedan representar cómo será lo que llamamos la “vida eterna”, ya que darle contenido nos permite asirlo de alguna manera.

La vida tras la muerte

Cuando nos dicen que podemos hablar con nuestros seres queridos tras su muerte, no se refieren a que podamos enviarles mensajes, ni tampoco a que oigan, hablen o vean como nosotros estamos acostumbrados a hacerlo, ya que las funciones físicas cesan y los muertos no ven, ni oyen, ni sienten dolor o alegría.

Sin embargo, sí que podemos dirigirnos a ellos, o rezarles como quien reza a Dios y no por ello espera una respuesta. Como se ve, son conceptos abstractos, difusos y difícilmente comprensibles para el ser humano si no utilizamos los símbolos o las metáforas.

La necesidad de dar sentido al dolor

La fe permite dar sentido, significado y orden a las cosas que nos suceden,  por eso no es bueno tratar de patologizar o cuestionar a quienes la practican. También es cierto que hay muchas personas que atraviesan el duelo sin necesidad de fe. En FMLC hemos sido testigos de ambos casos a lo largo de nuestra experiencia como psicólogas.

En conclusión, tener fe es algo positivo para superar el duelo, aunque no es imprescindible. Una fe madura no sólo aligera el peso de la pérdida, sino que da esperanza y permite encontrar sentido a la muerte. No se puede imponer a quien no la tiene, ni arrancar a quien la posee.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda gratuita, no dude en consultar nuestra página web: www. fundacionmlc.org

2 comentarios para “Duelo y fe”

  1. Manejo del Duelo

    Interesante temática. Para los dolientes el apoyo espiritual puede resultar un lugar de refugio y sanación. Un recurso sumamente respetable y válido para ayudar a los dolientes en su duelo.

  2. Dr. Manuel Portillo Serrano

    Sara se ocupa de uno de los pilares de cualquier ser humano ante un duelo o pérdida, de una forma muy sencilla y fácil de comprender, la Fe. Sara te felicito, es muy amena la forma de tratar un tema por demás difícil de explicar.