El duelo y las supersticiones

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© MalagónMuchas de las consultas que nos llegan a través de este blog se basan en supersticiones relacionadas con la muerte de un ser querido. Por este motivo, consideramos importante dedicar un artículo a este tema, debido al interés que despierta y la importancia que tiene para muchas personas.

Cultura y superstición

Si consultamos un diccionario, el término “superstición” se define como “una creencia contraria a la razón que atribuye una explicación mágica a fenómenos naturales”. En lenguaje coloquial, la superstición tiene que ver con lo irracional o lo no científico. En ese sentido, hay determinadas culturas que están más cercanas a la superstición que otras.

Los miembros de estas culturas tienen una mayor tendencia a atribuir  significados “mágicos” a la muerte de un ser querido, manejan la muerte desde creencias irracionales y eso explica el diferente abordaje que tienen para enfrentarse a la muerte. En este sentido, podríamos decir que el mundo se divide en dos áreas: en Asia, África y Sudamérica se encuentran las culturas que más tienden a las supersticiones, mientras que en Europa y América del Norte hay una mayor tendencia a recurrir a explicaciones más científicas y/o racionales.

Para qué sirven las supersticiones

Desde que su origen los seres humanos hemos tratado de dar significado a las cosas que nos ocurren. Dotar de significado a una experiencia nos permite comprender mejor el mundo y nos hace sentir más seguros. En este contexto, la superstición sirve para dotar de significado a la muerte y permite a las personas procesar la pérdida de sus seres más queridos, darle un sentido a esa experiencia.

Hacer esto reduce el impacto de la muerte, nos permite acercarnos a ella, la hace menos dura. Hasta aquí el sentido positivo de las supersticiones.

Supersticiones asociadas a la muerte

A continuación enumeraremos un breve listado de las supersticiones y de las creencias irracionales más comunes asociadas a la muerte y el duelo que hemos recopilado en los últimos años:

Estas supersticiones bloquean o entorpecen el curso normal del duelo. Las dos primeras son las más comunes y se basan en la creencia de que el alma o espíritu del fallecido puede impregnar sus pertenencias o la atmósfera del tanatorio. Asumir esto implica que los muertes pueden “expresarse” o “producir algún efecto” más allá de la vida. En ambos casos entorpecen la resolución de la primera tarea del duelo: asumir que la persona ha fallecido.

Las dos segundas supersticiones también son muy frecuentes y hacen referencia a la expresión emocional de los dolientes.  Estas creencias pueden entorpecer la segunda tarea del duelo –elaborar las emociones asociadas a la pérdida-, dado que bloquean la expresión normal de los sentimientos que provoca el duelo.

Supersticiones perjudiciales para el duelo

Es necesario tener claro que, cuando una persona muere, ya no siente, no puede enfadarse ni alegrarse, porque todo eso acaba con la vida. Cuando una persona resuelve su duelo o no deja de sufrir, le afecta a ella y como mucho a su entorno, pero no al fallecido, porque cuando las personas morimos dejamos de sentir. Lo mismo ocurre con las pertenencias del difunto (cama, ropa, etc.), que no tienen “propiedades o cualidades” distintas de las que pueda tener cualquier otro objeto.

Todas esas creencias están asociadas a la idea de que la vida continúa de alguna forma después de la muerte. En realidad no sabemos a ciencia cierta si existe vida más allá de la muerte o no. Pero, en cualquier caso, no existe la vida tal y como la conocemos en el plano físico.

Cultura y superstición

En resumen, las supersticiones no son buenas o malas en sí mismas. Son beneficiosas para las personas en tanto que permiten atribuir significados a la pérdida y son perjudiciales en la medida en que algunas de estas explicaciones bloquean las tareas del duelo.

Algunas supersticiones están muy arraigadas en ciertas culturas, por lo que el trabajo en duelo con personas que tienen estas creencias ha de ser respetuoso y delicado, incorporando esas creencias, reinterpretándolas, legitimándolas y haciendo un esfuerzo especial para integrarlas como parte del proceso.

Todas estas reflexiones se basan en la experiencia profesional de nuestros psicólogos con pacientes en duelo y en los comentarios recibidos en este blog durante los últimos años. Estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org

Los comentarios están bloqueados.