Diferentes situaciones de duelo dentro de la pareja

Sara Losantos, psicóloga de FMLC

 

© MalagónHemos hablado en alguna ocasión de que el duelo por un ser querido puede afectar a la relación de una pareja. En este nuevo artículo reflexionaremos sobre las distintas situaciones de duelo que pueden tener lugar en el seno de una pareja y qué diferentes escenarios pueden darse.

Normalmente son dos las situaciones que podemos encontrar. En primer lugar, puede ocurrir que la pareja haya experimentado una pérdida conjunta, es decir: los dos han sufrido la muerte de un ser querido para ambos, aunque a cada uno de ellos haya podido afectarle de un modo diferente. Estamos hablando, por ejemplo, del caso de los padres que hayan perdido a un hijo.

Cuando ambos pierden a un ser querido

En este caso, los dos están en duelo, pero cada uno lo vive de una manera distinta.  Son precisamente esas diferencias a la hora de vivir el proceso de duelo y, sobre todo, las que afecten al ritmo del proceso en cada miembro de la pareja, las que pueden generar distancia e incluso la ruptura de la relación.

También existen casos en los que la pérdida ha servido para unir más a la pareja y de este proceso salen reforzados y con una relación más sólida, aunque los estudios nos dicen que aumentan las probabilidades de ruptura.

Cuando sólo un miembro de la pareja está en duelo

Cuando sólo uno de los cónyuges es quien ha vivido la pérdida de un ser querido, éste atravesará un proceso de duelo, mientras que su compañero o compañera, no. En este caso, la dificultad para comprender al otro, así como las distintas necesidades que tiene cada uno, son las que pueden influir en que se produzca un alejamiento o acercamiento dentro de la pareja.

Por ejemplo, este sería el caso de una pareja en la que uno de los dos pierde a uno de sus progenitores, a un abuelo, a una hermana o a un amigo, mientras que el otro cónyuge no ha sufrido ninguna pérdida, porque no tenía ningún tipo de vínculo con el fallecido. Quizás la diferencia más destacable resida en el hecho de que, para el cónyuge no doliente, lo más importante –en los casos sanos- es la pareja, lo cotidiano…, mientras que para el cónyuge doliente lo central, lo nuclear, es el duelo y su propio proceso.

En nuestro próximo artículo desarrollaremos estas dos situaciones y los síntomas que pueden indicarnos que el duelo está provocando una crisis dentro de la pareja. Estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda psicológica gratuita, no dudes en consultar nuestra página web:

   www. fundacionmlc.org

Los comentarios están bloqueados.