Atención psicológica a personas en duelo: Nuestro año en cifras

Patricia Díaz, psicóloga infanto-juvenil de FMLC

 

En el año 2017 se ha producido un notable incremento en las personas que han accedido a nuestro servicio gratuito de Psicoterapia de Duelo: cada vez más gente da el paso de pedir ayuda para estar acompañados durante el proceso que sigue a la pérdida de un ser querido.

Durante el año pasado accedieron a nuestro servicio más de 215 personas. La mayoría vinieron a pedir consulta en persona y otras, ya fuese por la distancia o por urgencia, lo hicieron a través del teléfono o del correo electrónico. Hemos hecho un esfuerzo muy grande para responder a todas las preguntas que nos llegan cada día por Internet y también para dedicar un tiempo de calidad a responder a esos centenares de personas que han necesitado nuestra ayuda.

Aumenta la sensibilización en torno al duelo infantil

En 2017, creció el número de adultos que nos consultaron para ayudar a menores en duelo, llegando a alcanzar las 60 consultas con respecto a fallecimientos que afectaban en alguna medida a menores. Al igual que en años anteriores, el motivo de consulta más frecuente fue la muerte de un progenitor, seguida del fallecimiento de seres queridos cercanos. También ocupan un lugar muy importante los cónyuges.

A menudo el hecho de perder tanto a un cónyuge como a un progenitor implica que hay que reajustar muchas cosas en la vida. El fallecimiento prematuro de una persona deja muchos planes en el aire y muchas vidas planificadas vacías. Los supervivientes suelen necesitar cierta guía para reorganizarse, recolocar al fallecido y seguir viviendo con el dolor más atenuado y nuevos horizontes.

A partir de los 40 años aumenta el impacto del duelo

Es frecuente que, cuando el doliente está en las dos primeras décadas de su vida, se preocupe más por lo que va a suponer esa pérdida, ya que en muchos casos esa sea la primera vez que tiene que enfrentarse a un duelo.

Otro momento vital importante es a partir de los 40 años: es en esa década y en la siguiente cuando aparece una mayor preocupación tras un fallecimiento, así que en general las personas suelen acceder más a nuestro servicio en esas franjas de edad, dejando la década de los 20 a los 30 como de una mayor incidencia o preocupación por el duelo que deben atravesar.

Las mujeres siguen siendo las que más acuden a nuestra consulta, pero crece el número de hombres que se atreven a hacer visible su tristeza y preocupación, siendo el porcentaje del 35% frente a las mujeres, que ocupan el 65% de las consultas.

Más consultas durante el periodo de duelo agudo

Habitualmente las personas tienden a buscar ayuda en los primeros momentos del duelo. Tras la muerte de un ser querido el dolor es a veces insoportable. También ocurre que simplemente necesitan saber si lo que les está ocurriendo es normal, así que esos tres primeros meses tras la muerte del ser querido son el periodo más habitual en el que las personas acuden a consultarnos o a iniciar una terapia.

A medida que pasa el tiempo, las consultas se reducen, pero podemos decir que es durante el primer año de duelo cuando tienen lugar la mayoría de las consultas. Alrededor del 80% de las personas atendidas acuden en ese periodo tan crítico para buscar ayuda para elaborar el duelo.

Las mujeres recurren a la terapia más que los hombres

A modo de resumen podemos comentar que son las mujeres quienes más nos consultan, aunque crece el número de hombres que acuden a nuestro servicio, lo que nos hace pensar que van perdiendo el miedo a expresar la tristeza y la soledad.

Los primeros momentos del duelo son los que implican mayores problemas para elaborar esa pérdida. En el primer año los dolientes tienen que reorganizar su vida, muchas cosas son nuevas, aparecen miedos, recuerdos dolorosos y con frecuencia, incapacidad para retomar las rutinas en las que el fallecido estuviera presente, ya sea un cónyuge, un progenitor, un hijo, un amigo, o simplemente personas con las que compartían muchas cosas y dejan un gran vacío.

Pedir ayuda para superar el duelo

Podemos afirmar que cada vez son más las personas que se atreven a manifestar su dolor tras la muerte de un ser querido. En el último año hemos atendido a unos 70 pacientes más que en 2016 y somos conscientes que cada vez la demanda es mayor.

Desde FMLC queremos agradecer a todas estas personas la confianza depositada en nosotros y felicitarles por su valentía para expresar su dolor y hacer visible una realidad que afecta a muchas personas en todo el mundo, ya que hasta hace poco lo común era silenciarlo y era un proceso difícil de expresar y de compartir. En 2018 esperamos poder estar a la altura del crecimiento de la demanda, de poder seguir compartiendo detalles de vida con todos los que día a día compartís una parte de vuestras vivencias con nosotras.

Todas estas claves pretenden servir de orientación a las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido o intentan ayudar a una persona doliente de su entorno. Para saber más o para solicitar ayuda gratuita, no dude en consultar nuestra página web:

 www. fundacionmlc.org

 

Los comentarios están bloqueados.